'); ttq.page(); }(window, document, 'ttq');


¿EN QUÉ CONSISTEN LAS PRUEBAS DE ACCESO A LA RESAD?

MG 0527 1 scaled

Si sueñas con entrar a la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y no sabes cómo hacerlo, aquí te lo explicamos todo. En los próximos dos artículos, nos proponemos responder a la pregunta: “¿Qué son las pruebas de la RESAD?” En el capítulo anterior, os explicamos en qué consisten estas pruebas y cuáles son las diferentes etapas según el itinerario que escojáis. Ahora, os hablaremos de cómo se desarrollará el examen de este año 2022, y la importancia de una preparación intensiva de estas pruebas.

En la RESAD puedes formarte en Interpretación Textual, Gestual y Musical, Escenografía, Dramaturgia y Dirección Escénica.  Para acceder a alguno de estos itinerarios, necesitas estar en posesión de alguno de los siguientes requisitos académicos: el Título de Bachillerato, el Certificado de la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años o bien, en el caso de los candidatos mayores de 18 años o que los cumplan en el año de realización de la prueba y que no cumplan los anteriores requisitos académicos, el Certificado de la prueba de madurez. Además, deberás superar una prueba de acceso. El plazo de inscripción en esta prueba se abre el 4 de abril, y finaliza el 26 de abril, y se realiza en el apartado de pruebas de acceso en la propia web de la RESAD. El listado provisional de los admitidos se dará a conocer el 4 de mayo, y tras un periodo de reclamación, la publicación definitiva será el 13 de mayo. Las fechas de las pruebas, que suelen realizarse entre junio y julio, se conocerán próximamente.

¿En qué consiste la prueba para acceder a la formación en Arte Dramático? Aunque os lo hemos desarrollado en el artículo anterior, os lo resumimos. Esta prueba está dividida en dos partes, el examen teórico y las pruebas prácticas. La parte teórica consta de dos ejercicios, que este año girarán en torno al teatro español del siglo XX. En el primero, se realiza un comentario filológico-teatral, analizando por escrito una escena teatral. El segundo ejercicio consiste en hacer un análisis de una imagen visual de una representación teatral. Si superas la prueba teórica, podrás entonces realizar la prueba práctica. Esta segunda fase varía según el itinerario, pero en el caso de los itinerarios interpretativos será siempre ante un tribunal y se evaluarán tus aptitudes interpretativas, de canto y de expresión corporal.

Las pruebas de Interpretación Textual, que son las que desarrollaremos a continuación, constan de seis partes y una entrevista personal al candidato. En el apartado de cuerpo, se realizará una serie de dinámicas físicas de forma colectiva con el resto de candidatos, o de forma individual. La duración aproximada de este apartado suele ser una hora. A continuación, se realiza el núcleo de la prueba: los ejercicios de interpretación. En primer lugar, se realizarán dos monólogos de un máximo de cinco minutos cada uno, el primero dramático y el segundo cómico. Los autores de los textos escogidos deben ser aprobados por la RESAD, y la lista puede encontrarse en su web, en la que encontraremos a nombres reconocidos a nivel teatral como Shakespeare, Chejov, Strindberg, Ibsen, Tennessee Williams, Molière, Koltès, Federico García Lorca, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Tirso de Molina, Ionesco. El siguiente ejercicio es la dramatización de un texto narrativo de un autor reconocido, utilizando recursos propios del lenguaje corporal y la expresión física. Además, se ejecutará una canción melódica cantada en español en la lengua materna del candidato, un poema dramatizado y un texto leído a primera vista.

Todos los apartados de las pruebas son calificados del 0 al 10. Cada apartado de la prueba práctica será evaluado con una nota independiente, y de estas se extraerá la puntuación de toda la prueba práctica. La media entre el examen práctico y el teórico será la calificación final del alumno. Aunque es necesario estar aprobado, esto no es suficiente, ya que hay un número de plazas según cada itinerario, que oscilan entre 14 y 28. Aquellas candidatas que hayan aprobado ambos exámenes y superen la nota de corte que se establece según el número de plazas, habrán conseguido entrar.

Nosotros entendemos que es importante preparar las pruebas en un ambiente profesional por varios motivos. En primer lugar, son pruebas muy específicas. Para enfrentarte a ellas, necesitas adquirir herramientas que no se desarrollan durante Bachillerato, ni siquiera en los itinerarios artísticos. En segundo lugar, la competitividad es alta, por el número de personas que se presentan y el número de plazas que hay. Por lo tanto, necesitas trabajar intensivamente cada parte de la prueba, para adquirir, así, un mayor control y seguridad. En tercer lugar, es muy importante que aprendas con objetividad cuáles son aquellas herramientas que tienes, aquellas que te faltan por aprender y aquellas que estás empezando a construir. ¿Por qué es muy importante saber esto? Porque, independientemente de los resultados, conocerás tu trabajo y sabrás si lo has ejecutado de la forma que tú consideres profesional. Esa perspectiva objetiva, tanto si entras como si no, te permitirá no dejar nada en manos de la suerte, y tendrás criterio y control sobre tu propio trabajo artístico. Ahí es cuando verdaderamente puedes empezar un recorrido de aprendizaje sólido y real en las artes escénicas.

Esperamos que estos artículos os hayan servido de guía para decidir si os presentáis a las pruebas de acceso de la RESAD. Si tienes interés en saber cómo prepara La Manada a los candidatos para las pruebas, no tienes más que acudir a la sección de Contacto en esta misma web y comunicarte con nosotras a través de las redes sociales, teléfono o correo electrónico, y te podremos informar sin ningún tipo de compromiso.

× ¿Tienes dudas?